20190401

Febrero y marzo fueron meses terribles para mi producción creativa. No escribí casi nada, apenas leí por placer y, fuera de una visita exprés por un cumpleaños, estuve recluso en mi casa prácticamente todas las 8 semanas.

No puedo realmente explicar el por qué. No podía concentrarme en nada por más de 30 minutos. Mi mente estaba constantemente en «otro lado»: cuando trabajaba en la tesis, pensaba en los siguientes pasos a dar en Terraria, y cuando jugaba me sentía mal por no estar trabajando.

No tengo otra razón para escribir esto más allá de consignar estas semanas a la historia de mi vida. Todo va mejor, el fin de semana estuve pensando constantemente en cómo programar la sucesión del caballo atrapado (les recomiendo verlo en Numberphile) y hoy no he parado de leer y añadir referencias a la tesis.

So there.

A %d blogueros les gusta esto: